Biografía

Atilio François Baldi
22 de mayo de 1922 - 27 de septiembre de 1997

Resumen de su carrera 

Tres clubes tuvieron a Atilio François vistiendo su casaca: el Club Ciclista Carmelo, el Veloz Club del Uruguay y el Club Atlético Peñarol.

Además de sus importantes victorias en el plano nacional, donde prácticamente, con excepción de las competencias de velocidad, fue repetidas veces campeón en las más variadas categorías, sus actuaciones en la defensa de los colores celestes lo vieron luchar y triunfar desde 1943 hasta su retiro definitivo en 1952.

Compitió en Campeonatos Rioplatenses, Americanos y Mundiales, como asimismo en Juegos Olímpicos.

Obtuvo, tanto triunfos como derrotas, aunque siempre hizo valer su enorme condición de excelente deportista y, por sobre ello, de mejor ser humano.

Un Vice campeonato Mundial y un Cuarto puesto en los Juegos Olímpicos en persecución, varios títulos americanos y sudamericanos en persecución olímpica, individual y dos en ruta, son solamente parte de los logros de este hombre que llevó al deporte uruguayo a sitiales nunca alcanzados.

A partir de aquel año de 1941, en que compitió en la Vuelta Ciclista del Uruguay, logrando un tercer puesto con 19 años, Atilio acumuló títulos como nadie hasta entonces.

Al reanudarse la clásica Vuelta en 1946, luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, logró tres triunfos consecutivos en 1946, 1947 y 1948.

En esos primeros años, 1947 y 1948, logró también el Gran Premio del Sur y el Gran Premio de Norte a Sur.

Sin contar los innumerables triunfos alcanzados en pista, llegó a la priemra edición de las Mil Millas Orientales en 1952, año de su retiro, logrando un triunfo final que aún se recuerda.

También en ese año, en que cerró su ciclo triunfal, logró aquel histórico triunfo llegando a las inmediaciones de Club Nautilus, en la Rambla de Punta Carretas, corriendo en llanta, luego de varias pinchaduras.

Fuente: Suplemento Estrellas Deportivas, No.17 El Diario enero 1978


En palabras de Atilio:

Nací un 22 de mayo de 1922 y crecí en pleno campo, en un paraje llamado Juan González a 7 km de Carmelo, en una familia de cuatro hermanos, mi padre y tios eran pequeños agricultores, ateos y de ideas avanzadas. En mi casa, ese núcleo familiar, mérito de padres y tíos, recibí el ejemplo vivo de la solidaridad humana, que hoy más que nunca aprecio y valoro. 
Recuerdo que siendo niño aún, en la época de crisis que asoló nuestro país (década del 30), no había caminante que en casa no compartiera un plato de nuestra modesta cena y encontrara el techo para pasar la noche. Niños libres, en contacto con la naturaleza las 24 horas del dia, jugando al rescate en la copa de los árboles a varios metros del suelo, zambulléndose o nadando a lo cachorro a los 4 años, en el arroyo o río, según su turno, pisando barro descalzo en los días lluviosos y fríos del invierno o sudoroso y tostado por el sol abrasador del verano.
   
Mis años de escuelita rural: 6 en tercero (el ciclo escolar rural tenía solo tres años en aquella época), esperando la edad suficiente que me permitiera ingresar en la Escuela Industrial, hoy Universidad del Trabajo. Vocacionalmente hubiera sido abogado y dibujante, pero las dificultades del medio y del transporte, me obligaron a optar por una manualidad. Las dificultades del transporte, de esos años llevaron a mi padre a comprarme una bicicleta para recorrer cuatro veces el trayecto de mi casa a la Escuela Industrial, que sumaban 30 kilómetros redondos al caer el sol. Tres años de estudio y egresé con el título de Profesor en Carpintería. Orgullosamente, salía con el título bajo el brazo, pero sólo había aprendido a ganarme la vida y muy poco había aprendido a vivir.

Culminé si, con un fenomenal entrenamiento de polvo y caminos, que me llevó a las competencias deportivas, con singular suceso. Y... ahí comienza otra etapa, cambia mi destino, se amplía el horizonte; de la alpargata, camisa cortona y voladora, del camino polvoriento, al saco, los zapatos y el asfalto, a la gran ciudad con sus cosas deslumbrantes, a los cambios y dificultades que me imponía el nuevo medio; al miedo, al temor, a esquivar el tranvía y a saltar las vías por temor a morir electrocutado.

Cierto es que, unido a ese miedo, a ese temor, venían dentro del canario grandote que llegó a la ciudad solo y con dos trajes como único patrimonio: el de todos los días que traía puesto y el de baño venían dentro digo, ilusiones y ganas tremendas de triunfar.

Y siempre aprendiendo... aprendiendo. .. aprendí que la satisfacción, la felicidad del éxito se encuentra cuando se vencen las dificultades y no cuando se tienen dificultades. Que la alegría del triunfo llega cuando se vence, se lucha, y se está preparado para esa lucha. Que el éxito sin lucha, es como una prueba solitaria y aburrida, sin más alternativa que llegar. Que para triunfar, hay que vencer, para vencer hay que luchar, para luchar hay que estar preparado y para prepararse es necesario desarrollar todas las facultades físicas, psicológicas y espirituales.

De un campeonato de ruta del Litoral que gané, a los apenas 16 años, comencé a alternar mis actuaciones con los corredores de la capital. Cuantos años de lucha anónima, sin éxitos, sin triunfos que me llevaran a los primeros planos, pero... qué gran ventaja es hacerse corredor perdiendo, aprender a perder, es mi primer consejo reconociendo el legítimo triunfo ajeno, es ganar la primera gran batalla de honestidad deportiva; morderse de rabia ante la impotencia de no poder vencer, pero reconocer el triunfo del rival, es la mejor escuela que puede tener un deportista. Vale para el deporte y vale para la vida.

El sufrimiento de la lucha en común, contra los caminos, los kilómetros y el tiempo, junto a ellos se cimentaban los mejores gestos indestructibles de solidaridad y amistad. Recibir del rival en la soledad de aquellos caminos, el sorbo de agua que apagaba la sed, el bocado de comida que restablecía energías, la palabra de aliento, la rueda que ayuda a llegar, aún a costa del riesgo que ello significaba; son hechos que forman y templan hasta al más rebelde.

Mi ingreso al Veloz Club Uruguayo, una gran familia y un segundo padre, Don Victor Farinasso, mis primeros triunfos, rompiendo una tradición supersticiosa: la yeta... en la licencia anual me toca el 13, gané gran cantidad de carreras y casi todos los campeonatos nacionales, y con el 13 también gané las Mil Millas Argentinas.

Participación en los Seis Días del Luna Park, ganador de Campeonatos Americanos, Vicecampeón del Mundo, invitación a participar en la Vuelta de Francia junto a un equipo europeo. Que ello significa que debo hacerme profesional, cartas que si, cartas que no, otras que ya lo soy porque percibo premios en efectivo y represento a marcas de bicicletas y casas comerciales. Uno no se siente profesional porque represente tal o cual marca, tal o cual casa comercial; me he sentido profesional cuando he salido al camino con la preparación debida y la responsabilidad de cumplir, conmigo y todos aquellos hinchas que junto al camino, alentándolo, aplaudiéndolo, están esperando un resultado...

Fuente: Revista del Rotary Club Malvín, V aniversario - 1972

Logros & Experiencias

Profesor de Carpinteria ( Universidad del Trabajo del Uruguay )

1938

1939

1er Lugar en:

Fray Bentos, Depto. de Rio Negro, Uruguay, Prueba de Ruta

1er Lugar en:

Carmelo, Depto. de Colonia, Uruguay, Prueba de Ruta

1940

1941

1er Lugar en:

Montevideo, Uruguay, Medio Fondo, Velodromo Municipal

1er Lugar en:

- Medio Fondo 50 kms
- Prueba de ruta 150 kms
- Pruebas de Persecucion Olimpica
( Todas desarrolladas en Uruguay )

1945

1946

- Uruguay, Vuelta Ciclista del Uruguay, extension 1600 a 2000 km, 10 etapas, 1er Lugar
- Bologna, Italia, Macht Omnium, 1er Lugar contra el campeon italiano Pontiso
- Ferrara, Italia, Dos horas a la Americana, 2do Lugar con A.Benfenatti como compañero de equipo
- Milano, Italia, Yelodromo de Vigorelli, Record Sudamericano de la hora
- Montevideo, Uruguay, Mediofondo 50 km con 10 embalajes, Velodromo Municipal

- Uruguay, Prueba de Km. a tiempo
- Vuelta Ciclista del Uruguay, extension 1600 a 2000 km, 10 etapas, 1er Lugar
- Uruguay, Gran Premio del Sur, 8 Etapas, 1500 km
- Versailles, Francia, Gran Premio Versailles 100 kms, 2do Lugar
- Paris, Francia, Gran Premio del Sena 100 kms, 5to Lugar
- Zurich, Suiza, Revancha Campeonato del Mundo, 1er Lugar en Persecucion Individual contra el suizo Fritz Schaers
- Paris, Francia, Parque de los Principes, Campeonato Mundial de Ciclismo, Vice-campeon Mundial en Persecucion Individual
- Santiago, Chile, Prueba de Persecucion Olimpica, 1er Lugar
- Santiago, Chile, Prueba de Ruta Vina del Mar 180 km, 1er Lugar, tiempo record

1947

1948

- Vuelta Ciclista del Uruguay, extension 1600 a 2000 km, 10 etapas, 1er Lugar
- Uruguay, Gran Premio de Norte a Sur, 8 Estapas, 1300 km
- Uruguay, Vuelta al Depto. de Colonia, 2 Etapas, 400 km
- Londres, Inglaterra, Juegos Olimpicos, 4to Lugar en Persecucion Olimpica

- Pruebas de Persecucion Olimpicas, 1er Lugar
- Uruguay, Prueba de Persecucion Individual
- Montevideo, Uruguay, Campeonato Americano de Persecucion Olimpica, 1er Lugar
- Montevideo, Uruguay, Campeonato Americano de Persecucion Individual, 1er Lugar

1949

1951

1er Lugar en:

Prueba de Ruta 150 km

- Prueba de Persecucion Olimpica
- Uruguay, Mil Millas Orientales, 8 Etapas, aproximadamente 1200 km
- Montevideo, Uruguay, Campeonato Americano de Persecucion Olimpica, 1er Lugar
- Montevideo, Uruguay, Campeonato Americano de Persecucion Individual, 1er Lugar
- Montevideo, Uruguay, Campeonato Americano de Ruta 190 km, 1er Lugar
- Obtencion del Titulo de Entrenador ( Federacion Francesa de Ciclismo ), Instituto Nacional de Sports, Paris

1952

1954 / 1994

Otras Actividades

- Profesor del Curso de Entrenadores, Comision Nacional de Educacion Fisica Montevideo, Organo rector del Deporte en Uruguay hasta 1962
- Director Tecnico de selecciones Uruguayas hasta 1955
- Periodista Deportivo en Radio, Television y Prensa escrita hasta 1980
- Fundador y Gerente de la Cooperativa de Radioemisoras del Interior, CORI, que agrupa hoy dia 42 emisoras de Radio del Interior de Uruguay ( en 1960 hasta 1987 )
- Director Tecnico de selecciones Uruguayas en 1965 hasta 1966
- Miembro del Rotary Club Malvin-Distrito 498 en 1968 hasta 1994
- Jefe de Relaciones Publicas de los Periodicos "ElDiario" y "La Mañana"
- Presidente de la comision honoraria del Velodromo de Montevideo en 1987 hasta 1991
- Presidente de la Asociacion de Olimpicos de Uruguay en 1988
- Secretario del Panathlon Club de Montevideo, afiliado al Panathlon Internacional en 1988 hasta 1994
logo-web2.png
Atilio François ©2020 . Todos los derechos reservados . Diseñada por AG Marketing